Ir al contenido principal

Una gran manera de empezar el curso: ¡Hagamos una fiesta!

Qué mejor manera de empezar un curso de pintura, que conocerse, compartir esfuerzos  y organizar...una fiesta.
...Y para los más pequeños: ¡sumergirse en el arte!

Dos murales, con  grupos de edades diferentes, para comenzar bien el curso.


Hemos iniciado el curso de pintura con una actividad distendida, desenfadada, que ha ayudado a los alumnos a conocerse y a compartir experiencias desde el primer momento.
Con la clase dividida, por edades, en dos  grupos de trabajo, hemos realizado dos grandes murales. La temática ha sido: "La fiesta del Arte" para los mayores (6º de E.P, 1º y 2ºde E.S.O ) y "Sumergirse en el Arte" para 3º, 4º, 5º y 6º de E.P.




Duración: Dos sesiones de 1 hora.
Materiales
  • Papel continuo blanco, azul y marrón. Cinta de embalar.
  • Carboncillo.
  • Pinceles y témpera.
Primero preparé la superficie de trabajo uniendo con cinta varios metros de papel continuo de dos colores.
Azul y blanco para el mural acuático y marrón  y blanco  para el mural de la fiesta. Los colores representan espacios diferentes: el azul parecerá el agua, el marrón parecerá el suelo y el blanco el aire.
El papel se coloca en el suelo.
   Los alumnos se van tumbando sobre la superficie de trabajo,  representando con su postura una acción, y dibujan sus siluetas con carboncillo. Por ejemplo, si el niño quiere  hacer  que se tira de cabeza al agua, pondrá la parte superior de su cuerpo en la zona  azul y la inferior en la zona blanca:


Si está buceando, se coloca tumbado en la parte azul, si está nadando, de coloca en la parte central.

Para distribuir las tareas y generar un buen ambiente de equipo se establecieron unas normas:
  • Elegir un capitán en cada equipo. Debe tomar las pequeñas decisiones que no se hayan podido consensuar.
  • Se reparten los personajes al azar: Para organizar tantas figuras en el espacio (componer), sorteamos ciertas acciones o personajes en cada mural. En el mural acuático: "tú estas nadando", "tú estás buceando", "tú te tiras de cabeza", "tú haces una voltereta", "tú haces el pino"...En el mural de la fiesta se planteó que unos bailaban, otro saludaba, otro ponía la música, uno llevaba refrescos...De esta manera se agilizó el trabajo y se evitó que compitieran por el personaje a representar. 
Con estas tareas los niños empezaron a plantearse cómo ocupar el espacio, qué figuras irían delante y cuales irían detrás, cómo quedaba mejor una cosa u otra...¡sin darse cuenta empezaron a componer!    
Este mural representaba una piscina y los niños tenían que dibujarse  en actitudes y acciones consecuentes.

  • Se organizaron de manera cooperativa, primero uno se tumbaba sobre el papel y su compañero dibujaba con carboncillo el contorno de su cuerpo. Después al revés. Cada niño perfeccionaba posteriormente el dibujo de su cuerpo.
  • Las figuras se podían superponer en el espacio, creando juegos de diferentes planos.
Después cada alumno perfilaba a pincel y témpera su forma, añadiendo detalles a su gusto.
En el mural de la fiesta se actuó de la misma manera. Los alumnos se colocaron tumbados sobre el papel en posiciones que representaran las acciones sugeridas: bailar, saludar, poner música, llevar refrescos, señalar...


   Una vez realizados los contornos, completaron las siluetas con témpera negra.
Por último dibujaron serpentinas de colores y arrojaron chorretes (dripping) de pintura sobre las siluetas.

 


El grupo de alumnos más pequeños terminaron su mural acuático dando color a los bañadores y a los gorros.



Se han divertido, han roto el hielo, en una clase con muchos alumnos nuevos y sobre todo, sin darse cuenta han manejado un concepto plástico tan complejo como es la composición de elementos en el cuadro.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Técnica de collage. Autorretratos.

Autorretratos
TÉCNICA DE COLLAGE
Este ejercicio  lo realizo con alumnos de 4º de Educación Primaria, pero realmente se podría adaptar a cualquier edad. En este momento los alumnos tienen un buen nivel de destrezas manuales como la utilización de tijeras y de pegamentos líquidos, y se emocionan con la experimentación con los diversos materiales.



                                                          MATERIALES: Tablero de contrachapado, tamaño similar a Din A-4. También se podría utilizar un tablex o un cartón resistente. Lapicero, goma, tijeras, cola blanca (preferiblemente en bote con pitorro, que se controla mejor y es mas limpio) Todo tipo de materiales encontrados en casa por los alumnos o comprados                            Papel de seda, papel pinocho, papel de plata, papel de revistas Arroz, lentejas, pan rallado, macarrones, espaguetis... Botones, lana, cordeles, lazos, telas, fieltro, cuentas de collares... Palillos, pajitas, arena, serrín, tapones, chapas, pegatinas,    purpurina…

Impresionismo en plastilina.

Todos los años, alternado con el ejercicio de la página anterior, Picasso en plastilina, planteo a los alumnos que tomen como modelo algún cuadro de la etapa impresionista o post-impresionista. Este ejercicio es algo  difícil, pues en las obras impresionistas  el dibujo es impreciso y los contornos inexistentes. Sin embargo los colores vibrantes, la utilización de tonos complementarios y los efectos de luz que se consiguen convierten este trabajo en uno de mis preferidos.


El movimiento impresionista se desarrolló, fundamentalmente en Francia, a mediados del siglo XIX. Se gestó partiendo de visiones y experiencias de artistas precursores:
Los paisajistas ingleses, como Turner ( con su obra "Lluvia, vapor, velocidad)" y Constable (uno de los primeros artistas que pintó paisajes del natural), Édouard Manet (claramente antiacademicista) y Corot y la escuela de Barbizon (con su amor por "plein air").
Aunque ahora es un movimiento pictórico asimilado por el público, consi…

Modelado y motricidad fina

El modelado, con arcilla o plastilina, es un recurso de posibilidades infinitas para el desarrollo de la motricidad fina.



Familia de bolas. La realización de bolas requiere unos movimientos rotatorios de las manos, que aunque son muy intuitivos, necesitan un adiestramiento. Con tres años podemos comenzar el aprendizaje. Algunos niños son capaces de hacer bolas tan solo imitando nuestros movimientos. Otros necesitarán que cojamos sus manos en las nuestras y realicemos por ellos los movimientos precisos para posteriormente repetirlos sin ayuda. No pensemos, en absoluto que hacer bolas es algo sencillo. Bastará que nosotros mismos cojamos un trozo de arcilla e intentemos realizar una esfera perfecta. Comprobaremos  las dificultades que experimentan los niños.Sin movimiento rotativo de ambas manos, sin  la presión exacta...pronto aparecerán "patatas", "piedras" "trompos", todo menos esferas, canicas o pelotas.
Con mis alumnos de Primer ciclo de Primaria real…