Ir al contenido principal

Orientar y generar ideas.

















Muchas veces he reflexionado sobre la importancia del “ejercicio libre”. Bien planteado, no puede haber un ejercicio más creativo, estimulante, variado, que recoja y nos muestre los intereses y capacidades individuales de cada niño, dentro del grupo. El trabajo libre puede comunicarnos sus deseos y sus preocupaciones, su mundo interior, emotivo y cultural, su relación con el entorno, con el centro, con los compañeros y hasta su estado de ánimo.



Para la gran mayoría de los alumnos de Educación Primaria es una alegría escuchar aquello de “ Hoy toca Trabajo Libre”. Los resultados, si bien en general, pueden bajar algo de nivel, en cuanto a aspectos formales o técnicos, suelen ser variados, creativos , divertidos, muchas veces sorprendentes. En ocasiones plantean retos personales, reviven ejercicios ya realizados, reflejan experiencias cercanas, como unas vacaciones, o nos hablan del mundo imaginario y las preferencias culturales, literarias o cinematográficas. 



Alumnos de E.I. realizando un trabajo libre.

Pero, en muchas ocasiones, en mis años de trabajo con alumnos, he comprobado, con cierta preocupación, que tras el planteamiento de un trabajo  libre, también aparecen las carencias, las inseguridades, el desinterés, los miedos a equivocarse, los tópicos aceptados y los estereotipos. Es aquí donde el profesor adopta una vez más su papel de guía o acompañante. No podemos permanecer ajenos al, en ocasiones, deambular diletante de algunos alumnos, que por diversas razones no saben qué realizar.

Escuchamos   las frases : “Yo no sé que dibujar”, “ no se me ocurre nada”, o excusas como ”se me ha roto” a “ no me ha dado tiempo”. Sin duda es más frustrante no salir airoso de un trabajo de este tipo, en el que cada niño de alguna manera “se la juega”, que de ejercicios más técnicos o que tan solo requieren habilidad.


Realizar un buen ejercicio libre siempre es apreciado de manera especial por los compañeros. Guiar de manera personal y diferente a cada alumno del grupo es la tarea, en este caso, del profesor. 

Podemos hacer un pequeña reflexión sobre los casos más frecuentes. Algunos niños rápidamente tienen una gran idea y saben ejecutarla. En este caso el profesor tan solo interviene si el niño requiere alguna ayuda técnica. Se trata de poner a su alcance la oportunidad de realizar un trabajo personal, por lo que deberá ser un mero espectador o animador.En otros casos hay alumnos que por diversas razones trabajan por debajo de sus posibilidades. A estos habrá que pedirles que complementen, detallen y compliquen su planteamiento.1

Encontraremos alumnos que repiten las ideas de los niños que están cerca. Puede que se sientan inseguros y prefieran copiar a los compañeros a los que admiran. Procuraremos, sin evidenciar esta conducta, que cada niño busque en su interior su manera personal. Conversaremos con ellos intentando conocer y encauzar sus gustos, intentando que adquieran confianza en si mismos.

Otro caso habitual, en ciclos superiores es que no se decidan a realizar algo en concreto, y pasen el rato manipulando la arcilla, o borrando con la goma, o cambiando de hoja...para terminar diciendo la temida frase: ”No se me ocurre nada”. En ocasiones es una situación que se resuelve de manera sencilla desbloqueando al niño con algunas sugerencias: Podrías hacer un animal... o damos varios temas procurando dar con los posibles intereses, que activen su ilusión por el trabajo.


Plato con rostro. 3º de E.P. Arcilla cocida y decorada.



Tenemos también el caso del niño creativo y trabajador, que trabaja rápido y bien. A este solo hay que animarle a ampliar sus planteamientos.2Existen muchas técnicas para generar ideas. Dependiendo del ciclo con el que trabajemos, y del tiempo del que dispongamos, se pueden aplicar las sencillas, a modo de juegos, u otras más complejas, que requieren varias sesiones.

1   Por ejemplo, un alumno de primer ciclo puede desear modelar un pájaro. Si termina demasiado pronto o realiza un modelado demasiado sencillo y pensamos que podemos pedirle más, le diremos que modele la casa del pájaro, su comida o su familia. De esta manera, aumentamos la complicación del ejercicio sin alterar el planteamiento e iniciativa personal. Estas sugerencias se suelen aceptar con ilusión.

2   Imaginemos que el alumno ha dibujado una figura de un niño. Podemos sugerirle que el niño lleve algo, por ejemplo un cesto con fruta, cuando lo acaba, podemos decirle que también lleva un perro, que pasea por un bosque, que se encuentra algo...de esta manera, el trabajo se puede alargar todo lo que convenga.



También por Carmen Castellanos, blog con mis creaciones en bisutería en piedras preciosas:
                                                                        http://cccocreacionesbisuteria.blogspot.com.es/

Visite mi tienda Nuganturwww.etsy.com/shop/Nugantur

Comentarios

Entradas populares de este blog

Técnica de collage. Autorretratos.

Autorretratos
TÉCNICA DE COLLAGE
Este ejercicio  lo realizo con alumnos de 4º de Educación Primaria, pero realmente se podría adaptar a cualquier edad. En este momento los alumnos tienen un buen nivel de destrezas manuales como la utilización de tijeras y de pegamentos líquidos, y se emocionan con la experimentación con los diversos materiales.



                                                          MATERIALES: Tablero de contrachapado, tamaño similar a Din A-4. También se podría utilizar un tablex o un cartón resistente. Lapicero, goma, tijeras, cola blanca (preferiblemente en bote con pitorro, que se controla mejor y es mas limpio) Todo tipo de materiales encontrados en casa por los alumnos o comprados                            Papel de seda, papel pinocho, papel de plata, papel de revistas Arroz, lentejas, pan rallado, macarrones, espaguetis... Botones, lana, cordeles, lazos, telas, fieltro, cuentas de collares... Palillos, pajitas, arena, serrín, tapones, chapas, pegatinas,    purpurina…

Impresionismo en plastilina.

Todos los años, alternado con el ejercicio de la página anterior, Picasso en plastilina, planteo a los alumnos que tomen como modelo algún cuadro de la etapa impresionista o post-impresionista. Este ejercicio es algo  difícil, pues en las obras impresionistas  el dibujo es impreciso y los contornos inexistentes. Sin embargo los colores vibrantes, la utilización de tonos complementarios y los efectos de luz que se consiguen convierten este trabajo en uno de mis preferidos.


El movimiento impresionista se desarrolló, fundamentalmente en Francia, a mediados del siglo XIX. Se gestó partiendo de visiones y experiencias de artistas precursores:
Los paisajistas ingleses, como Turner ( con su obra "Lluvia, vapor, velocidad)" y Constable (uno de los primeros artistas que pintó paisajes del natural), Édouard Manet (claramente antiacademicista) y Corot y la escuela de Barbizon (con su amor por "plein air").
Aunque ahora es un movimiento pictórico asimilado por el público, consi…

Modelado y motricidad fina

El modelado, con arcilla o plastilina, es un recurso de posibilidades infinitas para el desarrollo de la motricidad fina.



Familia de bolas. La realización de bolas requiere unos movimientos rotatorios de las manos, que aunque son muy intuitivos, necesitan un adiestramiento. Con tres años podemos comenzar el aprendizaje. Algunos niños son capaces de hacer bolas tan solo imitando nuestros movimientos. Otros necesitarán que cojamos sus manos en las nuestras y realicemos por ellos los movimientos precisos para posteriormente repetirlos sin ayuda. No pensemos, en absoluto que hacer bolas es algo sencillo. Bastará que nosotros mismos cojamos un trozo de arcilla e intentemos realizar una esfera perfecta. Comprobaremos  las dificultades que experimentan los niños.Sin movimiento rotativo de ambas manos, sin  la presión exacta...pronto aparecerán "patatas", "piedras" "trompos", todo menos esferas, canicas o pelotas.
Con mis alumnos de Primer ciclo de Primaria real…